Las mejores cuentas remuneradas de diciembre 2020

Son un tipo de cuenta bancaria concebida con el fin de ofrecer una mayor rentabilidad sobre el dinero, por encima de una cuenta corriente o de ahorro. Su forma de operatividad es mucho más flexible que la de un depósito tradicional. El tipo de interés que ofrecen, sobre todo en los tres o cuatro primeros meses, suele oscilar entre 5 a 7 por ciento, y con plena disposición del dinero para el momento en que se necesite. El interés se establece sobre la base del saldo que se tenga y se aplica por un plazo ilimitado. Al mantener el dinero en la cuenta siempre se estará ganando interés y su rentabilidad será mucho mayor mientras más dinero se tenga en ella. Utilice nuestro comparador para encontrar la mejor cuenta remunerada:

Importe
Euro
Plazo
Importe: 10000 € / Duración: 3 Meses
26,67 €
Beneficio
1,07 %
T.A.E.
  • Exclusiva para nuevos clientes
  • Remunerada al 1,50%TAE los 2 primeros meses
  • Con Twyp cash
  • Sin gastos ni comisiones
12,51 €
Beneficio
0,50 %
T.A.E.
  • Nuevos y antiguos clientes
  • Sin importe mínimo
  • Dinero disponible siempre
  • Sin gastos
8,75 €
Beneficio
0,35 %
T.A.E.
  • Nuevos y antiguos clientes
  • Vinculada a la cuenta Nómina
  • 0 gastos
7,50 €
Beneficio
0,30 %
T.A.E.
  • Importe mínimo 150€
  • Dinero disponible siempre
  • 0 gastos (saldo mínimo 150€)
1,25 €
Beneficio
0,05 %
T.A.E.
  • Remuneración por tramos (trimestral)
  • Sin vinculación a otros productos
  • 0 gastos
* Valores calculados según los criterios especificados, el cálculo se basa en costos y comisiones actuales 08.12.2019. No se garantiza la información.

Características que hacen única a una cuenta remunerada

Pueden abrirse con un importe mínimo y un máximo ilimitado, aunque ciertas entidades se reservan la opción de remunerar desde determinado saldo en adelante. Y todas permiten que el saldo esté disponible, sin que influya en este en cuanto a comisiones o gastos. Por lo general no aceptan que sean domiciliadas ni vinculadas con ningún tipo de tarjetas ni aceptan préstamos. Sin embargo, la competitividad entre las distintas entidades bancarias ha hecho que algunas, con el fin de captar clientes, incluyan la domiciliación de algunos servicios.

Puede tenerse por cierto, como característica fundamental, que su rentabilidad es auténtica y desde el mismo instante en que se abre o hasta cuando se decide retirar una parte o todos los ahorros. Los intereses que se generan se abonan en la misma cuenta con una periodicidad que varía según la entidad bancaria con la cual se contrate, pero generalmente estos intereses son abonados cada mes.

Ventajas

Como en cualquier caso en que se hace una inversión, deben ponerse en un plato de la balanza las ventajas. Y en este caso no son pocas y sí muy sustanciales. La principal y más atractiva para muchos que las contratan está la disposición inmediata del efectivo. Aunque algunas presentan condiciones más favorables que otras, el hecho de que no se cobran comisiones es una constante.

Al compararse con las mejores cuentas de ahorro o productos a largo plazo como los planes concebidos para pensiones, se obtiene el beneficio de que el dinero puede retirarse cuando se quiera. A lo que cabe añadir que el pago de los impuestos ya está incluido en lo que se invierte.

Desventajas

La única manera de contratarlas es online, lo cual resulta inconveniente para algunas personas interesadas en este instrumento financiero. Suelen exigir un compromiso permanente y en general no aceptan que en estas se domicilien los recibos, incluso algunas entidades exigen que estén domiciliadas a una nómina cuando se tienen más de 2.000 euros.

Los impuestos que deben pagarse sobre los intereses cobrados son de 21 por ciento del IRPF, a diferencia de otros productos en los que los impuestos son menores. La mayoría solo aporta en intereses un porcentaje que no rebasa 2,4 por ciento.

Diferencias entre la cuenta remunerada y la cuenta de ahorro

Aunque parezcan iguales, en realidad existen notables diferencias. Las mejores cuentas remuneradas exigen algunas condiciones adicionales para que sea efectiva su rentabilidad, mientras que en las de ahorro se consigue al depositar los ahorros en la entidad bancaria. Su rendimiento es mucho mayor que las de ahorro. En las primeras la recuperación de lo invertido puede realizarse cuando se requiera y en las de ahorro no se ofrece la misma rentabilidad ni la misma liquidez en menor tiempo.

En las de ahorro el interés se cobra en un periodo más amplio, porque en estas esa tasa es más alta en un menor tiempo. En las remuneradas se aplica en períodos establecidos con anterioridad, mientras que en las de ahorros es fijo sea cual fuere el tiempo que transcurra. Las mejores cuentas remuneradas dan la posibilidad de disponer de los fondos sin exigencias de límites de tiempo y sin comisiones ni penalizaciones. Las de ahorro incluyen una penalización en comisiones si se cancelan antes del tiempo establecido para su vencimiento.

Las diferencias entre ambas requieren de una minuciosa observación de las condiciones puntuales que cada una ofrece, pero a sabiendas de que las remuneradas tienen una mayor flexibilidad en casi todos sus términos.

Diferencias entre la cuenta remunerada y la cuenta corriente común

Una diferencia básica y que le confiere una inmensa ventaja y un mayor atractivo es que la remunerada genera intereses y la disponibilidad absoluta del dinero, lo que no es posible con las cuentas corrientes tradicionales. Aunque parezca un simple detalle, en las corrientes la disponibilidad de capital es inmediata, mientras que en las remuneradas es preciso esperar uno o dos días después de contratarla. Las corrientes tradicionales permiten afiliaciones a recibos y tarjetas, lo que no es posible, salvo excepciones, en las remuneradas.

Las mejores cuentas remuneradas están asociadas a una cuenta corriente, por lo que el dinero puede transferirse a aquella para que sea más rentable y no sin ganancia alguna como en una corriente tradicional.

Diferencias entre la cuenta remunerada y el depósito a plazo fijo

La diferencia fundamental está en la liquidez o en la disponibilidad del capital. En el plazo fijo no se puede disponer del dinero en un tiempo determinado que se establece en la contratación, lo que en la remunerada puede hacerse en todo momento.

Tradicionalmente los mejores depósitos a plazo fijo venían ofreciendo una rendimiento mucho mayor que cualquier otro producto, pero eso ha cambiado con las remuneradas, siendo esa rentabilidad aún superior. En cada uno de estos productos hay un máximo límite de remuneración, y en ese sentido los depósitos a plazo fijo suelen no presentar un límite determinado. En cambio para las remuneradas sí lo hay.

Aunque cada entidad bancaria tiene sus propias condiciones, lo usual es que para los depósitos a plazo fijo no se establece ninguna condición, mientras que en las remuneradas puede exigirse que se domicilie a la nómina o a alguna otra forma de compromiso similar.

Diferencias entre la cuenta remunerada y cuenta nómina

La remunerada permite la obtención de un determinado interés con absoluta disponibilidad del capital. Vale decir que puede hacerse retiro de efectivo sin que eso implique ninguna penalización. En vista de que no está concebida para el ahorro no es dado permitir que se domicilie a los recibos del hogar ni que se disponga de una tarjeta de débito con la cual se hagan retiros de dinero, aunque en los últimos años ha habido una cierta flexibilidad en esos aspectos para la captación de clientes.

Las mejores cuentas nómina tienen una cierta similitud con las cuentas corrientes, pero permiten la realización de operaciones básicas y en muchos casos premian a los clientes cuando mensualmente depositan en estas su salario. Las cuentas de nómina pueden resultar más conveniente si se tiene en consideración que se obtienen más beneficios al depositar el dinero cada mes.

En contrapartida las mejores cuentas remuneradas son ideales cuando no se quiere tener el capital inmovilizado por un tiempo establecido, generando una mayor renta.

¿Cómo puedes ser engañado con una Cuenta Remunerada?

Son muchas las ventajas con las que son promocionadas, con regalos, descuentos y sobre todo rentabilidad. Todo esto ejerce una atracción inmediata en los clientes, pero la prisa y la poca o ninguna atención en las letras pequeñas del contrato hace pasar por alto algunas de sus condiciones. En general están exentas de comisiones, pero debería buscarse en esas letras pequeñas cuál es la penalización que se impone si en algún mes no se cumple con algún requisito.

En esas letras pequeñas pasa desapercibido lo relacionado con el consumo mínimo que se puede realizar con alguna tarjeta asociada, y aparte es posible que esa tarjeta tenga un coste y el banco pueda cobrar por su mantenimiento. Algunas entidades bancarias exigen que se mantenga abierta por un tiempo mínimo. Si se cancela antes de ese tiempo establecido, es muy probable que el cliente sea penalizado. Por eso debe prestarse atención a lo que dicen las letras pequeñas al respecto. Y un punto que también suele pasarse por alto pese a su importancia, es todo lo que fija el contrato en cuanto a la fiscalidad de estas cuentas.

Ventajas y peligros

Es importante una total comprensión del funcionamiento de las remuneradas para evitar contratiempos. Es cierto que ofrecen una rentabilidad y que debe mantenerse, pero no pocas veces es más que nada promocional e incluso puede ser confusa. En cualquier momento puede disponerse del capital, aunque no es ningún detalle el hecho de que sí hay una máxima cantidad para ser remunerada.

Debe tenerse muy claro que el capital está protegido y garantizado por el Fondo de Garantía de Depósitos, pero eso no significa que los intereses generados no tributen a Hacienda. Es necesario que se atienda muy bien a las condiciones del contrato, porque a simple vista puede parecer una gran ventaja, pero puede convertirse en un riesgo o peligro para el cliente por no haber observado cuanto en mínimos detalles y letras se establece.

Lo que debes saber al abrir una cuenta remunerada

Antes de contratarla es imprescindible saber con la mayor precisión posible determinados y muy puntuales aspectos. Si el rendimiento ofrecido es anual o por un plazo determinado, y posteriormente cambia. Vale decir que si es TIN, por determinados meses, o si es TAE, de rentabilidad anual. Si no se cobran comisiones o si tiene un coste por mes o anual. Siempre será preferible contratar la primera.

Cuál es el plazo que más conviene para la rentabilidad y cuál es el saldo mínimo y máximo para acceder a esa renta, y cuál es su techo para que sea mayor.

  • Las condiciones asociadas con una remunerada son la suma de los requisitos para poder solicitarla y de los términos en que se establece el contrato. Vale precisar que es todo cuanto tiene que ver con el rendimiento en porcentaje y por cuánto tiempo. Si deben tenerse un saldo mínimo para acceder a sus beneficios. Si es necesario vincularla con una de nómina, por ejemplo. Cuál debe ser la inversión mínima inicial. Si se establecen penalizaciones por incumplimiento de algún punto establecido en el contrato.
  • Es el interés que el banco paga sobre la cantidad que se tiene y por eso es de mucha importancia saber el porcentaje que se ofrece y por cuánto tiempo. No todas ofrecen la misma tasa, y los lapsos pueden variar de una entidad a otra. Es conveniente saber si es anual o mensual, y si tiene un tope.
  • Se trata del tiempo durante el cual se ofrece la renta. Por eso conviene saber si es mejor contratar una con un rendimiento más bajo por un año o un poco más alto a tres meses. Es preciso no tener dudas sobre el plazo que se contrata con la tasa que se quiere obtener por la inversión.
  • Saldos máximo y mínimo: En general se establece un límite máximo sobre el cual se calculan los intereses y hasta cuál cantidad ya no se ofrece una remuneración mayor. De la misma manera puede suceder que deba disponerse de una saldo medio para que pueda accederse a la rentabilidad ofrecida por la entidad bancaria. En el primer caso lo que se quiere significar es que puede considerarse una cantidad muy alta, pero solo se recibirán intereses hasta la cantidad fijada por el banco.
  • Algunos bancos exigen que se mantenga abierta por un periodo mínimo que se indica. Es muy importante estar claro en cuanto a esta condición porque de no cumplirse habrá una penalización. Lo más recomendable es exigir la información precisa sobre esto para saber si se tiene la seguridad de poder cumplir.
  • Inversión inicial: Un buen saldo inicial a la hora de contratarla es la mejor forma de obtener un rendimiento mayor y en menos tiempo. A diferencia de otros productos que se ofrecen en el mercado, la liquidez y el rendimiento es mucho más ventajoso, sobre todo en los primeros tres o cuatro meses, puesto que el interés es mucho más alto.
  • Comisiones y penalizaciones por las retiradas: Debe evaluarse que las comisiones y penalizaciones, cuando las hay, están establecidas en las ya mencionadas letras pequeñas. De ambas hay diferentes modalidades, por lo que deben conocerse con precisión antes de firmar la contratación. Puede ser que el interés se reduzca a una tasa menor a la ofrecida en la promoción. En cualquier caso significa una pérdida económica con la cual no se contaba.
  • Liquidación de intereses: En primer lugar hay que tener en consideración el interés nominal que el banco ofrece. la tasa ofrecida es de 3 %, solo basta añadir cuánto es el tiempo que se tendrá el capital invertido y se multiplica por la cantidad en la cuenta. Si se mantiene esa cantidad o se llega al límite máximo, esa utilidad será la misma a menos que la entidad haga alguna variación.
  • Ventajas de vinculación: Algunas entidades bancarias ofrecen la asociación de algunas ventajas a la remunerada. Pueden ser seguros gratuitos o con atractivos descuentos, beneficios extras a la hora en que se contrata un crédito con la misma entidad, anticipos en la nómina que incluso pueden ser sin intereses, incorporación a clubes de compras o la devolución de recibos. Dependerá del banco con el que se contrata para saber cuáles son las ventajas.
  • Límite de remuneración: Ese límite máximo pero muy beneficioso se alcanzará en la medida en que se acumule un saldo mayor, al considerar que hay un techo para esta. Es decir, que si buena parte de los ingresos percibidos se destinan al ahorro, la utilidad aumentará en la misma proporción de acuerdo con los intereses en el plazo convenido.

Lo que debes conocer de las cuentas remuneradas

Como están concebidas para todas aquellas personas que quieren ahorrar, ofrecen por tanto una alta seguridad si se presentan tiempos de inestabilidad económica. Dado que puede ser combinada con los depósitos bancarios, da la posibilidad de aumentar los beneficios por el rendimiento en conjunto.

Es muy importante tener conocimiento de todos los detalles que se ofrecen en cada una de sus condiciones, desde los requisitos hasta las comisiones, si las hubiese. Porque no hay nada más relevante que minimizar los riesgos cuando se trata de una inversión de estas características. Es esencial estar al tanto de si el retiro parcial o total del capital no incluye comisión alguna, aun cuando se suponga que no la hay.

Pagos a Hacienda

La tributación solo se impone a las ganancias que se obtienen por el rendimiento o remuneración del capital. Solo basta que se indique la cantidad que se ha percibido por los intereses a la hora de hacer la respectiva Declaración de la Renta. Lo que se declara debe ser sobre el importe íntegro o bruto de los intereses percibidos. Las entidades bancarias son las encargadas de llevar a cabo esa retención sobre lo que se ha obtenido en ganancias por la remunerada.

Al ser así, el contribuyente solo pagará en impuestos lo que en intereses supere los 6.000 euros. En cierto momento el interés representó un mínimo histórico de 0 por ciento, puesto que el Banco Central Europeo lo implementó como una forma de la recuperación económica. Pero eso, a la larga, no resultó beneficioso para el inversionista, porque reducía el rendimiento que esperaba obtener el inversionista. En tal sentido es oportuno informarse de las condiciones actuales de los tributos sobre las ganancias obtenidas en ahorros.

Intereses generados Hasta 6000€Hasta 50000€A partir de 50000€
Tipo de interé desde Julio del 201519,5% sobre los intereses21,5% sobre los intereses23,5% sobre los intereses
Tipo de interé aplicable en 201919% sobre los intereses21% sobre los intereses23% sobre los intereses

Impuestos sobre los intereses generados 2015 y 2019

Tasas de interés

Para saber cómo funcionan las tasas de interés en las mejores cuentas remuneradas solo debe prestarse mucha atención al tiempo de interés normal o TIN, en el que se determina la utilidad real. Luego se divide ese tiempo de interés normal por la cantidad de meses en la que se tendrá el capital depositado en la cuenta.

Si se contrata a 2 % a la tasa anual equivalente o TAE y con 2 % por un tiempo de interés normal con una inversión de 10.000 euros, la tasa se mantendrá por un año si el saldo se mantiene por doce meses. El beneficio se calcula multiplicando el capital que se invirtió al principio por el interés, y se divide entre cien.

Vinculaciones o limitaciones

Si bien es cierto que se ofrecen rentabilidades muy atractivas es porque se exige que se contraten servicios o productos asociados para que se obtengan esas rentas promocionadas. Algunas entidades obligan a una permanencia, o no dan la posibilidad de que se domicilien los recibos. Siempre dependerá de lo que se diga en esas letras pequeñas que nadie por lo general lee. Allí está la clave de lo que se contrata, ya que no todas las entidades establecen iguales condiciones.

Tipos de cuentas remuneradas

Existen dos diferentes tipos de cuentas remuneradas. Cada una de ellas con enfoques diferentes para elegir la que más convenga. Están las que ofrecen los servicios como una cuenta corriente pero con un rendimiento como el que se ofrece con las de ahorro.

Y las hay como las de ahorro tradicionales con absoluta disponibilidad de retiro del capital cuando se quiera, pero con operatividad y servicios asociados con muchas limitaciones.

  • Cuenta ahorro: También se les conoce como cuenta bancaria a la vista o depósitos a la vista. Su operatividad es muy limitada porque lo que más permiten es transferir los fondos a otra mediante transferencias o traspasos. No permiten la domiciliación para pagos ni que se asocien tarjetas ni otros productos, ni retirar el dinero en taquilla o en un cajero.
  • Cuenta corriente remunerada: Es una mezcla entre la corriente y la de ahorros que permite toda la posible operatividad de una corriente, pero al mismo tiempo genera un rendimiento como la de una de ahorro, aunque más elevado. Aparte se puede retirar cuando se quiera como no sucede con otros productos similares. Y sobre todo como gran diferencia es que permite ventajas asociadas con beneficios que no ofrecen las de ahorro tradicionales.

Cómo calcular los beneficios que puedes obtener de una cuenta remunerada

La importancia de realizar los cálculos de esos beneficios es un principio básico de todo buen inversionista, ya que hay que fijarse muy bien en el tipo de interés que se incluye al contratar una cuenta.

Está el TIN o tipo de interés nominal, y el TAE o la tasa anual equivalente. Dependiendo la que esté establecida en el contrato, serán las remuneraciones y en cuánto tiempo serán obtenidas. Y por la movilidad que permite, que hay ingresos y retiros, la utilidad se calcula tomando como referencia el saldo medio por día.

Esa es una sustancial diferencia con otro tipo de productos, en los cuales existe una cantidad fija y se mantiene la estabilidad del saldo.

  • TIN, siglas de Tasa de Interés Normal, es el porcentaje que aplican las entidades bancarias por el pago de intereses a cambio del dinero en un tiempo determinado. Vale decir que será agregado al capital cuando se le coloca en un producto de inversión. No tiene que ser por un año y suele contratarse en tres y cuatro meses. Si se invierten 10.000 euros en determinado producto a un TIN de 4% en tres meses, al vencerse el plazo se tendrán los 10.000 euros de capital más 100 de intereses.
  • TAE o Tasa Anual equivalente es expresada en términos anuales y es la que indica el coste real de los productos financieros. Incluye el TIN, comisiones y otros tipos de gastos bancarios. Las entidades bancarias están en la obligación de dar a conocer en su publicidad cuál es el TAE de sus operaciones. Esto es muy importante tenerlo en consideración cuando se piensa invertir dinero en una de ahorro o en una remunerada.
    Calcularlo no es del todo fácil ni de manera directa, por eso es pertinente asesorarse bien al respecto o recurrir a las muchas calculadoras que para tales efectos existen en Internet. Así podrá comprobarse si conviene más decidirse por una inversión con la TIN u optar por la TAE. Es una decisión que debe tomarse sobre la base de cálculos muy precisos y de acuerdo con la normativa vigente.
  • En cuanto al plazo se refiere, la gran diferencia entre los depósitos a plazo fijo y las mejores cuentas remuneradas es que en estas sea cual fuere el plazo que se haya convenido, se puede disponer del capital en el instante que se quiera.
    Eso significa que no hay que esperar que transcurran los meses por los cuales se ha contratado, sino que desde el mismo momento en que se hace puede utilizarse. A esto cabe añadir que en los últimos años la tendencia es a que en estas la rentabilidad sea mayor, sin las limitaciones por un tiempo determinado que imponen otros productos financieros.
  • El dinero: La rentabilidad del capital invertido puede mostrarse con dos sencillos ejemplos: si una entidad ofrece 0,50 por ciento de TAE sobre un saldo de 6.000 euros, la remuneración por un año sería de 30 euros. En otro caso, si una entidad ofrece 0,10 por ciento de TAE para cualquier cantidad en la cuenta, y se tienen 6.000 euros y los intereses se abonan mensualmente, se abonarían 0,5 euros en ese periodo. Y al año se recibiría en total 6 euros. Como puede verse, dependerá del banco con el cual se realice el contrato para determinar lo que se percibe cada mes y por el año completo.

Evolución de la rentabilidad en los últimos años

En un principio proyectadas como una mejor opción ante la inevitable caída del rendimiento en los depósitos, igualmente han venido sucumbiendo en cuanto al tipo de interés se refiere. Las entidades bancarias han venido disminuyendo sus intereses con el argumento de que se trata de una adaptación a las sucesivas condiciones en que se ha venido comportando el mercado.

Pero hay algunas entidades que mantienen a las remuneradas en condiciones favorables para el inversor, pero en muchos casos pareciera una prueba de resistencia. Las rentabilidades varían en términos porcentuales de 1 a 2 y hasta 3 puntos de diferencias, razón suficiente para que el inversor sepa elegir en el mercado la que le parezca más favorable en condiciones y sin comisiones.

Algunos bancos han llegado a bajar el límite de 5.000 euros a 1.000 para ofrecer remunerarlas a 3 por ciento. Los reajustes se han venido dando desde 2015 en el tope de estas cuentas para poder mantener la rentabilidad que ofrecían en sus promociones iniciales. Una tentadora rentabilidad ha dejado de ser tal en los dos últimos años por los tipos de interés que han llegado a mínimos históricos.

Cómo abrir una cuenta remunerada

Cualquier persona jurídica o física puede abrirla y dependerá de las distintas entidades bancarias el nombre que utilizan para su comercialización, con el atractivo de que se recupere total o parcialmente el capital ahorrado sin penalización alguna.

Solo se solicita la acreditación de la identidad con el respectivo documento de identificación de quien será el titular. Para las personas jurídicas es indispensable que sea verificado el domicilio de la empresa y la naturaleza de su actividad. A esto cabe añadir algunos requisitos adicionales que solicitará la entidad bancaria para darle plena seguridad a la relación financiera.

Requisitos para abrir una cuenta remunerada

Cuando se quiere contratar una remunerada debe llenarse un formulario en el que se solicitan datos como nombres y apellidos, fecha de nacimiento, dirección postal, teléfonos de contacto, correo electrónico y situación laboral. Junto a ese formulario con los datos solicitados debe presentarse el Documento Nacional de Identificación o DNI, pasaporte o tarjeta de residencia. Si se la quiere contratar con ventajas adicionales dependerá de la cuenta para que sea requerida la nómina, la prestación por desempleo, la pensión o la justificación de un mínimo de ingresos. En algunos casos se requerirá que se domicilien recibos de servicios como luz, agua, gas o algún otro.

Requisitos para abrir una cuenta de ahorro

Debe presentarse el DNI o cualquier otro documento de identificación vigente, como el pasaporte. Ciertas entidades bancarias exigen una cantidad mínima de apertura para que comience a ser efectiva. Algunos bancos solicitan información extra relacionada con ingresos extras como nómina u otro tipo de ingreso. Suele pedirse documentación que haga constar que no se tiene deuda pendiente con algún otro banco, y en caso de que se hayan tenido ya estén saldadas. Puede darse el caso de que algunas entidades exigen que se tenga una nómina para asociarla a la cuenta. Como puede verse, algunos de estos requisitos tienen sus excepciones en ciertos bancos.

Comparar ofertas de cuentas remuneradas

Al contratarla hay que prestarle mucha atención a la variedad de ofertas y sus características. La lista puede resultar muy larga, pero vale la pena compararlas sobre la base de algunos elementos importantes. En primer lugar lo más recomendable es contratar una sin comisiones, es decir, que no tenga coste alguno mensual o anual. Cuál es el TIN o el TAE que ofrecen en su promoción. Las más tentadoras han llegado a ofrecer hasta 5 por ciento durante el primer año.

Cuáles son solos saldos máximos y mínimos sobre los cuales se aplican los intereses. Cuál es el plazo o período en que la cuenta ofrece la rentabilidad. Puede ser más conveniente con una utilidad más baja por un año, que una más alta por tan solo tres meses. Fijarse bien si se pide una permanencia con el banco por un tiempo que este establece. Evaluar si la entidad bancaria exige ciertas vinculaciones con la cuenta.

Preguntas frecuentes y consejos para encontrar la mejor cuenta remunerada

Ante un gran abanico de ofertas y promociones seductoras, surgen muchas preguntas a la hora de querer invertir un capital en un producto bancario. Comenzando por cuál sería el tipo que más conviene y cuáles son las condiciones para contratarla. Y si se toma la decisión de abrir una remunerada, cómo saber cuál es la mejor y si es el momento más apropiado para hacerlo. Habiendo tanta variedad de productos financieros es imprescindible saber cuál es el que más se ajusta a las condiciones personales. De allí las respuestas puntuales a las siguientes preguntas.

¿Cuál es el producto bancario más conveniente para mí?

En primer lugar es saber cuánto se puede invertir y a partir de allí se revisan las distintas opciones. Dentro de esas opciones se determinará cuál ofrece las mejores ventajas que se ajustan a lo invertido, en cuanto a rentabilidad y al tiempo que dura la misma. Si se tiene claro lo que se busca por lo que se dispone para invertir, pueden consultarse algunos de los comparadores de ofertas bancarias en Internet.

¿Cuándo debo escoger una cuenta remunerada?

La remunerada es la mejor alternativa en el caso de que se quiera un aumento del saldo sin riesgo alguno de la inversión. Y esa selección se basa en el uso que se le va a dar y si se está en capacidad de cumplir con los requisitos que impone la entidad bancaria. Si se quiere una operatividad completa para hacer transferencias, pagar con la tarjeta y domiciliar recibos, entre otras ventajas extras.

Si se quiere tener disponibilidad del dinero en todo momento, porque combina las ventajas de una corriente tradicional, con la diferencia de que genera intereses de los cuales puede disponerse cuando se quiera. Si se quiere movilizar a través de la libreta tradicional o mediante la banca online. Y si se quiere domiciliar pagos a los principales recibos, incluso con descuentos, y si se quiere tener la liquidez por la inmediata disponibilidad del saldo de la cuenta.

¿Cuándo no se recomienda abrir una cuenta remunerada?

Dependiendo del uso que se le quiera dar y de sus ventajas y desventajas, la remunerada puede no ser la mejor opción para el cliente. Puesto que si se quiere un poco más de utilidad sin importar la operatividad limitada y solo tenerlo ahorrado o guardado, en consecuencia no es recomendable la remunerada.

Si tampoco se está interesado en disponer del dinero que ha generado por su rentabilidad para cubrir algún gasto que no se tenía previsto, no es la mejor alternativa. Al ahorrista con intenciones y mentalidad de largo plazo le conviene más otro producto bancario que satisfaga esas expectativas. Es decir, que todo lo que signifique ahorro a corto plazo y con aspiraciones a disponibilidad inmediata del dinero no es lo que mejor se adapta a quien no está interesado en las ventajas y beneficios que ofrece la remunerada.

¿Qué es mejor entre una cuenta remunerada y una cuenta ahorro?

Las que se conocen tradicionalmente como las de ahorro están concebidas con el único propósito de su rentabilidad. De modo que ese es su principal beneficio, ya que no permiten la operatividad para domiciliar recibos, gastos y cheques, como tampoco se pueden tener tarjetas asociadas.

En el mercado la amplia oferta de las mejores cuentas remuneradas suele incluir algunas ventajas, aun cuando el rendimiento presente ciertas limitaciones. Pero al mismo tiempo tales ofertas combinan algunos servicios financieros y cierta rentabilidad que terminan siendo más beneficiosas para el bolsillo y las expectativas del cliente. En esas sustanciales diferencias radica el que resulten mejor en muchos aspectos las remuneradas con la movilidad de una cuenta corriente, que las tradicionales de ahorro cuyo fin específico está muy claro y determinado en sus condiciones.

La cuenta corriente remunerada da la ventaja de una forma de operatividad bancaria completa con remuneración del saldo, razón de sobra para considerarla como una prioridad insuperable.

¿Qué es mejor entre una cuenta remunerada y un depósito a plazo fijo?

Son dos productos bancarios con algunas características en común, pero en realidad son muy diferentes. La diferencia básica es que la remunerada guarda mayor similitud con una cuenta corriente, aunque con una total disponibilidad de lo ahorrado.

Por su parte, en el depósito a plazo fijo esa disponibilidad está sujeta a las condiciones del contrato, hasta que se venza el plazo establecido. Y en este se exige una cantidad mínima para contratarlo, que suele ser un tanto elevada. En la remunerada no hay la exigencia de un importe mínimo para contratarla y es el sado mismo de esta la que genera intereses.

¿Cuáles son las principales ventajas de una cuenta remunerada?

Las ventajas que con este tipo de producto financiero se ofrecen son su principal atractivo. Comenzando por el hecho de que genera intereses como una de ahorros, pero con la movilidad de una cuenta corriente. Si en algunos casos se requiere algún tipo de vinculación, se ve compensado cuando se mantiene la permanencia con el banco, aunque incide en el interés que se paga. Lo que quiere decir que la permanencia es recompensada.

El cliente puede disponer del dinero cuando lo requiera, lo que no sucede con otros productos bancarios. Ofrecen una importante rentabilidad en menos tiempo y al alcance de un mayor número de clientes por su flexibilidad de condiciones y operatividad. Esto se traduce en que se puede pagar con la tarjeta y se pueden domiciliar pagos y servicios y, por supuesto, hacer transferencia. Son ideales para sacar el máximo provecho a la nómina y manejarla según los requerimientos personales del día a día.

¿A quién está orientada la cuenta remunerada?

De cuantos productos financieros están concebidos para el ahorro, las mejores cuentas remuneradas son las que más se ajustan al perfil de un inversor responsable y que desea flexibilidad del producto. Esa flexibilidad es precisamente la que necesita si quiere disponer de los fondos sin ninguna penalización. Y como inversor adaptado a los cambios e innovaciones tecnológicas de la actualidad, la contratará por Internet sin ninguna dificultad. El inversor avezado, que se actualiza y consulta páginas con comparadores de productos bancarios, sabrá encontrar la remunerada en el tiempo que le conviene a sus necesidades personales.

Todo cliente que haya entendido integralmente las ventajas que le ofrecen este tipo de cuenta, puede ser conservador en muchos sentidos pero no desestimará la mejor manera de invertir su dinero. Contratará la que le ofrezca las mejores promociones y con el importe que pueda y sin esperar largos plazos para beneficiarse con los intereses. A quienes puedan incluirse en este perfil están orientadas estas cuentas.

Mejores cuentas remuneradas

Para estar al tanto de cuáles son las mejores en la actualidad deben identificarse algunos aspectos gran importancia. Antes que nada fijarse bien en la rentabilidad que ofrecen, si es solo mientras dura la promoción y por cuánto tiempo será válida. Informarse bien acerca de las comisiones, para que no influyan en una reducción de lo ganado en intereses. Son mejores aquellas cuyas comisiones sean bajas.

Tener en consideración si hay determinados intereses por el saldo máximo y por saldo mínimo. No pasar esto por alto y actuar en consecuencia para la mejor elección. Atender con mucha atención a las letras pequeñas, sobre todo con lo referente a la permanencia y los plazos que se establecen en las condiciones del contrato. De esto dependerá en cuánto incide la permanencia con el banco para que sea más beneficiosa.

  • Como la rentabilidad suele medirse con el TAE o con el TIN, la mejor dependerá de la que quiere elegirse. Puede escogerse una con 5 por ciento de TAE el primer año y con 2 por ciento el segundo año. O una de 3 por ciento de TIN anual los primeros seis meses y 1,67 por ciento de TAE durante un año. Otras ofrecen 50 euros de regalo y un 0,50 por ciento de TAE sin límite de tiempo.
  • Los mejores plazos pueden seleccionarse en una variedad cuya conveniencia siempre será la que al cliente le parezca la más ajustada a sus necesidades. Puede resultar mejor contratar una con 1,75 por ciento durante todo un año que una que ofrezca 2 por ciento de TAE por tan solo 3 meses. El plazo puede exigir según algunas entidades una determinada permanencia para ofrecer mejores beneficios.
  • Existen suficientes ofertas de diferentes entidades bancarias con un rendimiento muy atractivo sin el coste de ninguna comisión. Por esto el inversionista ducho puede elegir alguna de estas para que sus intereses no se vean reducidos. Si se tiene esa opción, esa será la más recomendable, a menos que la renta sea tan alta, que valga la pena el pago de comisiones.
  • El límite máximo para que sean mucho más tentadoras las ofertas se debate entre las ofertas nacionales e internacionales. En la banca española hasta ahora el límite máximo es de 6.000 euros, pero para grandes sumas hay bancos que ofrecen buena remuneración. En cuanto a este aspecto algunos especialistas recomiendan un límite máximo en varias entidades nacionales, en el supuesto de que se tengan grandes cantidades de dinero. Las alternativas no son muchas, pero es cuestión de analizarlas.
  • Quienes prefieran que su cuenta remunerada sea un producto como la mejor alternativa para ahorrar, deben evitar que esté vinculada para domiciliar pagos o tarjetas de crédito. Para eso existen en el mercado otros productos financieros que sirven para esos fines específicos, pero una vez más dependerá del cliente si vincularla para esos propósitos le resulta adecuado con sus necesidades. No debe olvidarse que las vinculaciones pueden generar costes adicionales.

La búsqueda de las mejores cuentas en las que los ahorros sean un beneficio real y efectivo puede ser exigente e incluso agotadora. Pero siempre hay una buena manera de encontrar lo que se busca y de eso se trata para una mejor oportunidad. Una vez vistos los pros y los contras de los distintos tipos de cuentas o productos bancarios, con sus ventajas y desventajas, sus características y oportunidades, basta con dar una mirada atenta a dos de estas. Decidirse por una implica estar muy bien informado y ponerlas en la balanza de lo que se quiere, con las condiciones más apropiadas para el beneficio personal.

ING Cuenta Naranja

Qué más se puede pedir que un ahorro en el que se pueda recuperar el dinero en el momento que se quiera. A partir de allí es mucho lo que se puede obtener. Por tenerla no es necesario pagar comisiones. El TAE sea cual fuere el importe será calculado a 0,01 por ciento, y el TIN con el mismo porcentaje con un abono mensual de tales intereses. El asesoramiento personal no requiere que el cliente acuda a las oficinas de la entidad, porque puede disfrutarlo desde la comodidad de su casa.

El importe mínimo es lo de menos, en el caso del máximo es de 1,5 millones de euros. Los servicios de transferencias son gratuitos. No se pagan comisiones por ningún concepto. Puede incluir a otro titular con el mismo paquete de beneficios. No admite ningún tipo de vinculación, a no ser que estén asociados con productos que comercializa ING. Con solo llenar un formulario y los requisitos mínimo de identidad se puede contratar esta cuenta.

WiZink Cuenta Ahorro

Ofrece 0,10 por ciento de TAE y 0,100 por ciento desde el más mínimo importe y sin techo o tope para invertir en esta. Los intereses se abonan mensualmente y no genera gastos de mantenimiento. No tiene vencimiento alguno y se puede retirar el dinero cuando se quiera sin que implique penalizaciones. Está respaldada de manera absoluta por el Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito.

Puede contratarse online con solo llenar un formulario y con los respectivos documentos para verificar la identificación y el domicilio. Los intereses se liquidan mensualmente según el saldo promedio, teniendo como referencia el período en el cual se van a liquidar. En pocos minutos crecen los ahorros por la inversión del cliente, y toda gestión puede realizarse en línea con la mayor seguridad y confianza.

Conclusión sobre la cuenta remunerada

Según todo lo reseñado y especificado aquí no cabe alguna duda sobre las ventajas y beneficios que ofrecen las mejores cuentas remuneradas, porque es imposible encontrar un producto financiero con tan inigualables condiciones. Pero nunca estará de más recomendar al cliente o al inversor que debe prestar la más cuidadosa atención a los contratos (con sus respectivas letras pequeñas), así como las ofertas con las cuales se promocionan. Es de mucha importancia considerar que su operatividad no la ofrecen otros productos bancarios.

Para una inversión en el mercado financiero con plena garantía de seguridad, la remunerada no tiene comparación en cuanto a su novedad y a las renovaciones y actualizaciones en sus ofertas. El cliente siempre debe anteponer a cualquier pretensión desmedida, qué es lo que este tipo de cuenta ofrece con su excelente combinación de beneficios y ventajas de cuentas tradicionales, con las innovaciones financieras y tecnológicas que la caracterizan.

La remunerada más que un instrumento de ahorro, es una manera de obtener beneficios en condiciones que se adaptan al ritmo de las transacciones y negociaciones que hoy se desarrollan en el ámbito nacional e internacional. Contar con la seguridad y las ventajas de una cuenta remunerada es un privilegio de estos tiempos, aun cuando se presenten períodos de inestabilidad económica, porque sus condiciones y características la convierten en una inversión confiable.

Autor

Carlos Saez

Mi perfil profesional se fortalece en el analisis, estudio e implementación de los distintos productos bancarios disponibles en españa. Mi meta es asesorar y guiar a cada persona a una perfecta optimizacion de sus finanzas, prestamos y uso de productos bancarios. Todo esto a traves de un estudio del individuo y su perfil, y de tal forma de lograr encontrar las mejores decisiones para sus finanzas y uso productos bancarios.

Language:
  • Italia